Desaira INAH exposición de Cortés

MADRID.- Aún no existe fecha para traer a México la exposición Itinerario de Hernán Cortés. A menos de dos meses de su cierre en la capital española, donde ha sido vista por más de 70 mil personas, el INAH no ha confirmado su montaje en el País.

El comisario de la exposición, Martín Almagro, asegura que desde un principio fue planeada para ser vista en España y en México. Pero en el Centro Arte Canal, donde se presenta hasta el 3 de mayo la primera muestra dedicada al conquistador, todavía no han recibido una propuesta formal del INAH, que colaboró y prestó su acervo para el proyecto.

Itinerario de Hernán Cortés no toma partido por el héroe ni por el genocida. Para Almagro, anticuario perpetuo de la Real Academia de la Historia (RAH), Cortés personifica la unión del Viejo y el Nuevo Mundo, por eso es comparado con Alejandro Magno y Julio César, y no con otros conquistadores como Francisco Pizarro.

“En la Península Ibérica, fuimos conquistados y masacrados por los romanos, pero gracias a eso tenemos el derecho y el latín”, plantea el arqueólogo e historiador. “Es el modelo que hemos querido llevar a la exposición; abordamos la figura de Cortés con una perspectiva de siglos de distancia para intentar objetivizarlo”.

La exposición se propuso evitar los juicios de valor, señala el sevillano Esteban Mira Caballos, autor de Hernán Cortés. El fin de una leyenda. El objetivo fue no herir sensibilidades del sector crítico ni del hagiográfico para que pudiera ser vista en ambos lados del océano.

“Posiblemente un visitante mexicano pueda percibir un sesgo excesivamente favorable al personaje. Y ello porque es cierta la crítica de que la exposición se centra en las luces, sin dejar apenas espacio para las sombras; hay que reconocerlo”, agrega.

La tesis de Almagro es que no puede haber conquista sin colonización. Niega que se haya privilegiado una visión eurocentrista, pero reconoce que la conclusión que ofrecen de la conquista es positiva.

“El gran México actual no se entendería sin Cortés, como no se comprendería el mundo urbano de Asia sin el paso de Alejandro, aunque destruyera el imperio persa”.

Haberse centrado en la leyenda negra de Cortés, forjada en el siglo 16 por los países enemigos de la Corona española, o en sus valores, hubiera resultado igual de anacrónico, considera.

Para Mira Caballos, colaborador de la RAH, el problema de plantear una historia objetiva es que implica, aun sin querer, tomar partido. “Evitar la crítica supone matar la historia”, señala. “Sin pretenderlo, sí le han dado un sesgo eurocéntrico”.

De haberse montado en México, acepta Almagro, el enfoque sería otro. “Evidentemente, la visión de los vencidos es distinta”, expresa.

Itinerario de Hernán Cortés, tal como fue planteada, nunca hubiera podido gestarse en un país hispanoamericano, observa Mira Caballos. Hechos como el asedio y destrucción de Tenochtitlan no se analizan, precisa, y se justifica el regicidio de Cuauhtémoc.

“Son aspectos que a una buena parte de los visitantes mexicanos, como a algunos españoles, no se les pasarían por alto y es posible que generasen cierto malestar”.

Raúl Bringas Nostti, autor de Anti Historia de México, considera que la campaña de Cortés no ha sido analizada de manera imparcial. “Los indigenistas condenan todo lo que tenga que ver con la conquista, en tanto los hispanistas eurocéntricos ensalzan hasta sus más espantosos vericuetos”.

En caso de concretarse su montaje en México, Almagro aclara que debería ser adaptada al público del País. “Nosotros incidimos mucho en los aztecas porque (en España) no se conocen, pero yo aligeraría ese aspecto para explicar más cómo era la sociedad española del siglo 15, de la que surge Cortés”.

A los conquistadores los movía el deseo de riqueza y de ascender en la escala social, punto en el que apenas se incide. Para Almagro, la ambición de Cortés queda reflejada en la derrota de la Noche Triste.

“Que cada quien juzgue”, insiste. “Ni ponemos a santos en peana ni condenamos a nadie a los infiernos. Simplemente anotamos los hechos”.

Reforma, 17 de marzo de 2015