Desaparece ’SEP al Coloso’

La SEP afirmó primero que estaba en una de sus bodegas, después que en Sinaloa y, finalmente, lo encontró en Nayarit.

El Coloso, la escultura de 20 metros de altura que ocupó un lugar central en los festejos del Bicentenario del Inicio de la Independencia en 2010, asumirá una nueva identidad tras permanecer cuatro años en la Bodega de Bienes de Reaprovechamiento de la Secretaría.

En octubre de 2013, Roberto Sandoval, Gobernador de Nayarit, obtuvo en donación la pieza creada por Juan Carlos Canfield, de acuerdo con información de la SEP, para convertirla en un icono turístico del Estado.

Tres meses después, el Secretario de Educación de Nayarit, Marco Antonio Ledesma, acudió a la Bodega para ver a El Coloso. El 14 de junio, previo trámite administrativo, fue trasladado a la entidad.

Esta información contradice lo expuesto un mes después por el director de Almacenes e Inventarios de la SEP, Manuel Vélez Ladrón de Guevara. En respuesta a una solicitud hecha al IFAI, aseguró que la escultura todavía se encontraba en la bodega, según consta en el documento fechado el 24 de julio.

La semana pasada, durante dos días, El Coloso estuvo perdido. La Dirección General de Recursos Materiales y Servicios de la Secretaría aseguró originalmente que había sido entregado al Gobierno de Sinaloa, pero, cuando en ese Estado lo negaron, volvieron sobre sus datos y comprobaron que está en Nayarit.

El viernes, la SEP indicó que Banjército entregó el material que se utilizó en el desfile conmemorativo del Bicentenario, que incluía 27 carros alegóricos, un centenar de marionetas y miles de objetos de utilería, para que fuera reaprovechado por “las diferentes Unidades Administrativas” de la dependencia y del INBA.

“Dichos bienes fueron transferidos a diversas Unidades Administrativas, salvo El Coloso, que no fue requerido por ningún área”, señala la nota.

Posteriormente, agrega, se solicitó a la Dirección de Recursos Materiales que la escultura se ofreciera para su reaprovechamiento a estados, municipios y órganos desconcentrados del Gobierno federal. Y fue así que Nayarit solicitó su donación.

La información proporcionada al IFAI indica que los carros alegóricos utilizados en la celebración, cuyo concepto artístico fue creado por el productor australiano Ric Birch en colaboración con directores mexicanos como Jorge Vargas, Claudio Valdés Kuri, Mario Espinosa, Juliana Faesler y Mauricio García Lozano, fueron entregados desarmados por el comité organizador de los festejos.

Las piezas consistían en armazones, figurines, tubos y mamparas en tela y cartón. Algunas permanecen aún en la bodega, mientras que otras fueron donadas al INBA “para efectos de performance en obras de teatro”.

Se acordó también que los 7 mil voluntarios que participaron en la fiesta recibieran como regalo el atuendo que portaron.

Canfield recuerda en entrevista que, por petición del fallecido Secretario de Educación Alonso Lujambio, acudió a la bodega a verificar el estado de El Coloso en 2011, pues existía el proyecto de instalarlo en el Parque Bicentenario, en Azcapotzalco.

“Pero, por desgracia, Lujambio se enfermó; luego falleció. Terminó el ciclo presidencial de (Felipe) Calderón y quedó absolutamente en el desamparo”, señala.

Desde entonces, el escultor no ha sido consultado sobre la pieza. Construida en poliuretano expandible de alta densidad, considera que debe estar bastante deteriorada.

“Estoy seguro”, afirma, “porque se encontraba a la intemperie. Sé que Lujambio dio la orden de que se envolviera con unas lonas de rafia, pero son muy vulnerables a los rayos ultravioleta, por lo que debe estar muy lastimado”.

Canfield, quien en su página www.casacanfield.com muestra algunas imágenes del proceso de construcción de El Coloso, cuenta que de haberlo cubierto con una capa isoftálica se habría logrado que perdurara.

La escultura, de 14 toneladas, según datos de su autor, tiene la dimensión de un Boeing 747, y en su elaboración participaron 40 personas. Su costo fue de 3 millones 800 mil pesos, mientras que a la empresa de Birch se le pagó un contrato de 580 millones de pesos más IVA.

“Una buena parte de la materia prima la importé de Estados Unidos, como las tuberías de PVC”, recuerda Canfield. “Digamos que mis honorarios fueron muy modestos, por eso me reía cuando hablaban de millones de dólares. Sí los hubo, pero por mi taller no pasaron”.

Reforma, 18 de julio de 2011

El Coloso: 2 años en “lo oscurito”

La escultura de El Coloso, donada por la SEP a Nayarit en 2013, lleva más de dos años embodegada en Guadalajara debido a que el Gobierno de Roberto Sandoval aún no define dónde ubicarla.

“No hemos localizado el lugar adecuado (para ponerla). Ésa es una realidad”, reconoce la subsecretaria de Turismo del Estado, Juana Evangelina Duarte.

Aún valoran si es conveniente que El Coloso sea expuesto a la intemperie, en Bahía de Banderas, o en un lugar cerrado, en Tepic, precisa la funcionaria. En cualquier caso, dice, requieren invertir en su restauración, para lo que cuentan con el apoyo de un empresario. “Pero hay que buscar otros”.

Su creador, Juan Carlos Canfield, asegura que un trabajo de ingeniería permitiría adaptar la escultura monumental al entorno deseado. Recuerda que hace años se planeó colocarla acostada en el Parque Bicentenario con andadores que permitieran recorrerla.

Elaborada con poliuretano expandible de alta densidad, que esté a la intemperie no es un problema, aclara el escultor, ya que existen recubrimientos isoftálicos que garantizan su protección.

Ningún funcionario ha contactado al artista, que muestra su trabajo en www.escultorjuancanfield.com: “Todo ha sido muy oscurito, muy a la mexicana”.

El gigante blanco que representa el espíritu insurgente porta una espada rota, recuerda Canfield. “Ese símbolo es real”, dice. “Por desgracia, más que nunca. Pobre México desarmado, vulnerable”.

El Coloso, agrega, puede ser reconstruido en caso de necesitarlo, e incluso mudar su identidad, perder también su espada o su bigote. “Yo lo hice desde cero. Podría incluso cambiar de sexo, ser un Coloso transgénero”.

“La idea es que su identidad sea representativa de Nayarit”, señala Duarte. “Es una pieza que puede ser un gran símbolo”.

De acuerdo con información obtenida vía Transparencia, el Gobierno nayarita no ha invertido un solo peso en el traslado, almacenamiento y conservación de la escultura. La empresa Almer de Guadalajara, indica Duarte, ha asumido el costo de almacén. “Hasta que se le encuentre un destino”.

Una aparición fugaz

  • 20 metros de altura tiene la escultura donada a Nayarit.
  • 3.8 mdp costó elaborar la obra que se instaló en el Zócalo.

2010
Septiembre 15. La escultura de 14 toneladas es levantada en el Zócalo de la Ciudad de México. Después es enviada a la Bodega de Bienes de Reaprovechamiento de la SEP.

2013
Octubre. El Gobernador Roberto Sandoval solicita a la SEP la donación de El Coloso para convertirlo en un ícono turístico del Estado de Nayarit. La petición es aceptada.

2014
Junio 23. La escultura es trasladada por instrucciones del Gobierno de Nayarit a la Almacenadora Mercader (Almer) de Guadalajara para su aseguramiento.

2016
Septiembre 15. Seis años después de ocupar un lugar central en los festejos por el Bicentenario del Inicio de la Independencia, El Coloso permanece embodegado.

Reforma, 16 de septiembre de 2016